Natación

Las Guerreras tendrán una nueva oportunidad, lucharán por el bronce

“Unas veces se gana y otras se aprende”,  y eso es lo que ha hecho la Selección española de waterpolo durante el Europeo de Barcelona. Tras las lágrimas derramadas el pasado miércoles en la piscina de Picornell, el equipo de Miki Oca tiene ante sí una nueva oportunidad y un nuevo objetivo, alzarse con el bronce.

España no pudo alcanzar la gran final del Europeo disputado en casa tras una dolorosa derrota contra Grecia. Sin embargo, y sin tiempo para más lamentaciones, el combinado nacional se encuentra ante un nuevo reto: subir al podio y colgarse el bronce.

Y no se trata de un objetivo menor, pues el bronce es un metal que España nunca ha conseguido. Una plata y un oro avalan a esta selección en competiciones continentales, pero nunca ha conseguido la tercera plaza. La última gran oportunidad fue en el Europeo de Belgrado, donde las guerreras perdieron contra Italia en el partido por el tercer y cuarto puesto.

Volver a subir al cajón de ganadoras sería una gran noticia para un equipo ganador y la mejor de la medicinas después de lo ocurrido el miércoles en semifinales. El grupo liderado por Miki Oca ha revisado y visionado el partido contra el equipo heleno para mejorar los aspectos que fallaron en la faceta defensiva y poder mejorar en la efectividad de las superioridades.

De esta manera, España tendrá una nueva oportunidad. Será esta mis tarde a las 20.30h contra Hungría, rival al que ya ganaron en la fase de grupos pero que seguro no pondrá las cosas nada fáciles en el día de hoy.